Personas que restan

Hay personas que restan…

Que te analizan de arriba a abajo y cuchichean cuando pasas por su lado. Quizás hayan cruzado alguna palabra contigo. O quizás ni siquiera sepan a qué nombre respondes. Pero te juzgan. Por lo que haces. Por lo que vistes. Aunque ayer, hoy o mañana hagan y vistan lo mismo que tú.

Hay personas que restan…

Que no les importa cuánto aciertes porque, al primer error, lo están resaltando. Porque se alegran de tus fracasos en lugar de hacerlo de tus triunfos. Porque envidian lo que haces. Porque quieren lo que tienes. O simplemente no quieren que lo tengas tú.

Personas que restan

Hay personas que restan…

Y cuanto antes lo aceptes, antes aprenderás a ignorarlas, a no preocuparte por lo que digan o piensen. Entonces sus vidas carecerán de razón de ser. Y la tuya tendrá todo el sentido porque estarás en el camino de confiar en ti, hacer lo que te apasiona y quererte.

Laura M. Jiménez

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.