Esa noche…

Esa noche

Esa noche en la que las lágrimas de dolor se convierten en un esbozo de sonrisa de orgullo. Porque la añoranza permanecerá. Siempre. Pero eres afortunada porque estuvo en tu vida. Ahora lo sabes.

Miras al cielo. Distingues una estrella con un brillo especial. Y te das cuenta de que cumplió su promesa. Nunca te abandonará. Ahora te toca a ti. VIVIRÁS cada segundo de existencia que te reste. Por los viejos tiempos. Por los que están por venir. Aunque cueste. Aunque duela.

Laura M. Jiménez

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.