Niños masai en Kenia

Durante mi viaje de novios a Kenia fuimos a un poblado masai. Si soy sincera, la visita tiene un gran enfoque turístico, está un poco construida. Aunque hubo algo muy natural, además de divertido y tierno: los niños masai.  Ellos fueron la razón por la que volvimos una segunda vez. Y es que la primera se frustró, antes de llegar a su final, por un pequeño chaparrón. Porque sí, en África llueve (también en estación seca) y hace frío.

Llama la atención la felicidad que desprenden estos niños masai a pesar de sus carencias. En este caso, no es precisamente porque los jefes de su tribu no le saquen partido a visitas como la nuestra. Solo entrar al poblado cuesta 30 dólares por persona. A lo que hay que sumar el ‘regalo’ que te hacen, ya sea un colgante o sus utensilios para hacer fuego. Que de obsequio tiene poco, ya que acto seguido te piden dinero por ello. Para terminar, te ves regateando con un masai por las pulseras o similar que has elegido en el mercadillo que tienen montado anexo al poblado.

A pesar de todo, repetiría la experiencia. Especialmente, por los protagonistas de estas fotografías. Aquí os dejo una pequeña galería de niños masai. Me habría gustado que fueran más, pero sus ganas de jugar conmigo me lo impidieron. ❤️

Laura M. Jiménez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.