Este año sí, septiembre

Hace mucho que dejaste de gustarme, no te lo voy a negar. Pero este año es diferente. Al cambio de estado civil y laboral le han seguido las ganas de retomar sueños hace meses aparcados. Y no encuentro mejor momento para ponerme en acción. Este año sí, septiembre.

Porque eres el mes de las segundas oportunidades… No me subí al tren con la suficiente confianza en enero. Pero un año, como todo en la vida, no es cómo empieza sino cómo acaba. Y aquí estoy, cual colegiala, arrancando la octava página del calendario un tanto nerviosa imaginando lo que está por venir.

camino-septiembre-diciembre
Fotografía: Johannes Plenio.

En mi lista destaca un propósito: jugar para ganar. Llevo demasiado jugando para no perder y la experiencia me ha demostrado que es casi una derrota segura. Me permitiré cometer errores y no me rendiré por ello. Equivocarse es una señal de que lo estás intentando en serio. Y quizás, en algún momento mis pies dejen de pisar el suelo. Pero es que quiero ilusionarme en el más amplio sentido de la palabra. 

Fotografía: Redd Angelo.

Así que, por fin, después de unos cuantos años, no entonaré la manida canción de Green Day cada 1 de septiembre. Esta vez, no necesito que nadie me despierte cuando este mes acabe. Tengo los ojos muy abiertos y apenas acaba de empezar.

Laura M. Jiménez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.