Enero es esperanza

Enero es mes de desafíos, deseos, propósitos, proyectos, sueños… Enero es esperanza. Enero llega en forma de regalo de Reyes. ¡Aprovechémoslo! Tenemos 31 días por delante, a los que seguirán otros 334, para hacer de 2017 un punto y aparte. O punto y seguido. Según el caso.

Si aún no lo has encontrado, busca algo que te apasione. Dedícale tiempo, ponle empeño. Al principio, apenas dejarás pequeñas marcas en el camino. Si persistes, las huellas serán imborrables. Tropezarás. Pero no te rindas con la primera piedra que encuentres. Tampoco con la segunda o la tercera. Agáchate, cógelas y guárdalas en tu bolsillo. Quizás en el futuro te sirvan para construir algo nuevo.

piedras en el camino
Fotografía: Feliz Russel Saw.

Detente si lo necesitas. Desvíate si lo consideras oportuno. Siempre y cuando no pierdas de vista el destino. Incluso, da unos pasos hacia atrás. Para tomar carrerilla. Pero nunca dejes de alimentar tus sueños porque estos acabarán muriendo de hambre. ¿Y qué sentido tendría caminar sin rumbo? No se trata de cruzar el primero la línea de meta. Ni siquiera de llegar a traspasarla. Sino de alcanzar un logro con cada paso.

persigue tu sueño

No olvides que esto no es una carrera de solo 31 días. Enero es esperanza, sí. Pero esta no debe desvanecerse cuando arranquemos la primera hoja del calendario. Debe seguir manifestándose en febrero, marzo, abril… En todo el 2018 y en el resto de nuestra vida. Así que ten sueños y persíguelos. Con paciencia y perseverancia. Siempre recordando que se trata de una carrera de fondo en la que de poco vale el esprint inicial.

Carrera de fondo

Feliz enero. Feliz 2018. Y felices sueños.

Laura M. Jiménez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.