Ella

Ella

No sé si será para siempre. Creo y deseo que sí. Lo que sí sé es que es desde siempre. Porque ella nació un 16 de marzo, justo un día antes que yo. Coincidimos en la misma clase. En el colegio y en el instituto. Practicamos el mismo deporte. Y estudiamos en la misma facultad.

A pesar de tanta coincidencia, somos muy diferentes. Quizás por eso tuvimos nuestros más y nuestros menos cuando convivimos. Aunque si tengo que elegir, sin dudarlo, me quedo con los ‘más’. Con jugarnos la vida cada mañana para coger el autobús. Con lavarnos los dientes la una a la otra. Con aquella celebración de nuestro 20 cumpleaños. Con mis intentos de convencerla de que sí iba a madrugar para estudiar. Con su empeño en enseñarle a la canadiense a pedir “una servesa, miarma”.

Siempre he pensado que mi año en Barcelona marcó un antes y un después. Nunca me lo ha reconocido, pero sé que ella fue una de las personas que más me echó de menos. Yo también la extrañé. Porque con ella he hablado de todo. Aunque, a veces y en el momento, no nos hayamos entendido. Porque con ella he llorado por cosas absurdas. Y he reído por otras más tontas aún. Porque hay amigas que van y vienen, pero ella permanece 31 años después.

Y sí. Tiene defectos. Como que siempre escribe por WhatsApp “saliendo” cuando aún le quedan 15 minutos para hacerlo. Que, a veces, se queda en tres cuando tiene que contar hasta diez. O que es incapaz de controlar la risa cuando ve a alguien caerse. Aunque sea yo… ¡Eso sí! Cuando le toca a ella, llora. Puede que sea en esos casos las únicas veces que la he visto derramar alguna lágrima. Porque si algo la caracteriza es que es muy reservada cuando se trata de hablar sobre sus bajones. Y ella siempre está para todos. Y todos somos muchos. Y eso no es casualidad.

Una de nuestras grandes diferencias es que yo soy muy detallista en días como el de hoy, su cumpleaños, y ella… Dejémoslo en que no tanto. Pero ella me ha regalado algo que me hace sentir tremendamente afortunada, feliz y orgullosa. Y es que su hijo me llame “tita”.

¡Felicidades, AMIGA!

Laura Méndez (hoy firmo así porque es como a ella le gusta llamarme).

You Might Also Like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.