Cuando nadie me ve

Hace varias semanas me reencontré con este tuit de @Defreds del año 2014:

“Somos eso que hacemos que no le contamos a nadie. Y lo que pensamos el domingo por la noche al apagar la luz. En el silencio”.

—¡Qué buen tema para un post! —me dije.

Acto seguido, lo anoté. Porque soy de esas que olvida todo aquello que no está en su agenda o, en su defecto, en las alarmas o notas de su móvil.

Y aquí estoy. Enfrentándome al post más íntimo que escribo hasta el momento. Aquel en el que os cuento quién soy. O, lo que es lo mismo, aquello que hago cuando nadie me ve…

Cuando nadie me ve, canto. Temas de Alejandro Sanz. Como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta el título de este post. También coplas de Carnaval. Pero no solo en febrero. Cualquier día del año. Sí, también un 25 de diciembre. Y muchas canciones más. Ni que decir tiene que lo mejor es que siga cantando solo cuando nadie me ve. Y aprovecho para pedir disculpas a aquellos vecinos que me sufran cuando me motivo en exceso.

canto cuando nadie me ve
Fotografía: Jason Rosewell.

Cuando nadie me ve, me sitúo frente al espejo. Y soy muy autocrítica. Creo que debería callar más. Me culpo por otorgarle importancia a quien no la merece. Me arrepiento de no decir ‘te quiero’ más a menudo a alguien más que no sea él… Pero también, aunque con menos frecuencia, voy aprendiendo a decirme alguna que otra palabra bonita.

mirarse al espejo
Fotografía: @cajaroli (Instagram).

Cuando nadie me ve, me pierdo entre mis sueños. Si los que me conocéis estáis pensando que ya los verbalizo, creedme si os digo que apenas se trata de un 10 %. Imaginaos para lo que da mi cabeza en soledad.

soñar despierta

Y hasta aquí el capítulo de confesiones, ya que mi sentido del ridículo solo desaparece cuando nadie me ve.

Laura M. Jiménez

Deja un comentario